Así como cualquier negocio, tener un ecommerce también tiene sus desventajas, principalmente cuando hablamos de productos físicos. Es importante que lo pongas en la balanza para saber si los pros merecen la pena la inversión efectuada, de pronto puedes buscar otros modelos de negocio.
Creación de stock

Uno de los principales problemas de tener un ecommerce es contar con un stock de productos para satisfacer la demanda de los compradores, por dos razones: todavía no sabes qué producto se venderá más y el espacio físico en tu casa tal vez sea insuficiente para almacenarlo todo.

Pero quédate tranquilo, ya que hay algunas opciones para evitar este problema. La primera de ellas es vender productos consignados. Tú pones el producto de otras personas en exposición en tu tienda, a cambio de una comisión por cada venta realizada. De esta manera no tienes que invertir para crear un stock.

Otra alternativa es vender productos sólo por encargo, como Mr. John´s, una tienda que diseña zapatos a medida para hombre y mujer. En ese caso, los productos solo empiezan a producirse después que el cliente realiza el pago.
Alta competencia

De la misma manera que estás analizando la posibilidad de crear tu propio ecommerce, miles de otras personas han tenido la misma idea, por lo que la competencia es uno de los primeros factores que debes considerar antes de invertir tu dinero en la creación de una tienda online.

¿Qué tipo de producto deseas ofrecer? ¿Ya hay otros ecommerces que ofrecen algo parecido? ¿Tú puedes ofrecerlo mejor? Estudia tu mercado antes, para ofrecer soluciones realmente diferenciadas que añadan valor a la vida de los compradores.
Entregas

Dependiendo del país, la logística de entregas puede ser una verdadera pesadilla para el emprendedor, ya que pueden existir pocos servicios especializados para la entrega de productos. Se sabe que productos como comida, flores y billetes tienen entrega casi inmediata, pero artículos de tecnología, ropa, hogar, eléctricos, productos de belleza, entre otros, pueden demorar hasta llegar al usuario. Y claro, tú no quieres ser conocido por retrasar los pedidos de tu ecommerce, ¿no es así?